Carlos Herrera – Piedra y cosmos

Compartí!

Piedra y cosmos

2022. Apenas mundo. Instalación de Alejandra Veglio en Mar Museo de Arte Contemporaneo de Mar del Plata.

Más allá de las nociones e imágenes legadas por la tradición, en la soledad de cada individuo, en la marcada incertidumbre del ahora, en el reducto último del despojo, la experiencia de lo sagrado es siempre un encuentro con nosotros mismos. Cuando tiene lugar el acontecimiento, lo que sentimos nos abre a una verdad cuyo descubrimiento puede -o no- implicar la creencia en dioses, el acercamiento a mitos, nombres y alegorías. Pero lo que caracteriza a esa verdad, de manera ineludible, es su naturaleza íntima.
Si las religiones transmitieron sus dogmas a lo largo de los siglos sin dar mayor espacio a las inquietudes individuales, una manera actual de vivir lo sagrado podría suponer un camino alternativo, en el que las convenciones impuestas cambien, se renueven, se entreguen a mestizajes. Lo pagano, lo terrenal, lo celestial, los símbolos, nuevas creencias y figuras inventadas pueden llegar para desestructurar el idioma materno y hacer de nosotros una especie de viajeros por los límites de nuestras necesidades, de nuestras preguntas.
Desde la antigüedad, la creación de espacios de calidez que ofrecieran reparo fue un modelo a seguir, en busca de propiciar las experiencias trascendentes, la apertura a las preguntas que nos abisman. Poblar de ídolos y representaciones esos refugios se volvió fundamental para responder a lo impredecible, para rodear el más allá de la razón. Fuimos rodeándonos de símbolos, creando ritos para tramar la piedra (lo material) y el cosmos (lo desconocido). A la vez, si concebimos al cosmos como una totalidad en orden, podemos pensar que nuestra mano atenta contra ese estado. La búsqueda de nuevas dimensiones se vuelve así también la ocasión para desandar el camino de nuestra ignorancia, de la destrucción cometida.
Lo terrenal se inserta en un contexto ceremonial. Formas circulares construidas con piedras almacenan ropa, comida y herramientas. Cuerpos en función ritual, protegiéndose, recuperándose, cubiertos con mantos, veneran a estas piedras para ser curados. Piedras que penetran los cuerpos sanando enfermedades del espíritu, piedras que cobijan a lo fecundado, al ganado y a los cultivos, piedras que se alinean con las estrellas y marcan el destino. Piedras que conectan entonces a hombres en sociedad, con la naturaleza y el mundo sobrenatural. La piedra se impone con su dotación poderosa, con su silenciosa solidez, con su conformación venida del caos, con su color y con su composición mineral que nos transforma, inmoviliza, aterra y atrae.
En esta exposición, la artista nos propone involucrarnos en sus rituales, en su modo de relación con la naturaleza y con las entidades que la protegen. ¿Es el arte un espacio para sanar? ¿Es la naturaleza un lugar en el que podamos seguir confiando? ¿Es lo espiritual una herramienta de autocontrol devaluada por el orden y el escepticismo? Presiento que la experiencia propuesta por Alejandra Veglio es de una generosidad ridícula, de tan desmedida y amorosa. Es ahora
nuestra oportunidad de adentrarnos en su repertorio y viajar de la piedra al cosmos con el deseo
más íntimo que nos atraviese en este momento, para hacer de él nuestro santuario.

Carlos Herrera / 2022

Mantenete Conectado

No te vayas sin leer...

Cecilia Medina

Un viaje para encontrar el lugar donde deberíamos estar Cuando tenía 5 años, mi padre enfermó y al poco tiempo falleció. Es difícil medir el

Clara Lopez Verrilli

Crónica / De orilla a orilla 12SAR2016 -12 semana del arte Rosario-. Intervención de Alejandra Veglio en el Centro de Expresiones Contemporáneas de Rosario.